Fantasía heroica. La literatura ‘pulp’ (1 de 3)

fantasia pulp

El ‘pulp’

Por Fantasía heroica se define, en principio, un género literario que se origina en los años cincuenta con la publicación de The Lord of the Rings, obra de J.R.R. Tolkien. Los modelos literarios expuestos en ella – considérese tanto su expresión formal al ser editada en forma de trilogía, como sus elementos argumentales que describen tierras imaginarias y personajes de talante claramente heroico – formarían la base para sucesivos textos de ficción dentro de la misma línea: citemos a Ursula K. Le Guin, que aportó la serie titulada Books of Earthsea, iniciada en 1968; también la famosa saga Dragonlance (1984-1986), escrita conjuntamente por Margaret Weiss y Tracy Hickman; y la ambiciosa y vasta serie de Robert Jordan The Wheel of Time (once tomos, publicada desde 1990). Sabemos que prolifera un gran número de novelas y series pertenecientes al género, en su mayoría son deudoras de la obra original de Tolkien. Podemos inferir que la Fantasía Heroica como género tuvo su origen a mediados del siglo XX y a su precursor en el erudito escritor británico.

Sin embargo, para buscar los verdaderos inicios de la Fantasía Heroica debemos retroceder hasta el primer tercio de siglo XX. En aquella época tuvo lugar un movimiento literario que floreció en Norteamérica, caracterizado por la aparición de un nuevo soporte textual en forma de revista. Puesto que la tirada de estas revistas era muy grande, los costes de la materia prima se abarataron gracias a la fabricación de un papel extraído de la pulpa de madera: por ello, estas publicaciones reciben el nombre de literatura pulp o simplemente pulp. La primera revista en utilizar dicha fuente de papel fue The Argosy, cuyo primer número salió en 1896. Posteriormente proliferaron un gran número de pulps, llegando a convertirse en un medio de expresión altamente aceptado entre las masas. De hecho, fue la literatura más leída en Norteamérica en el período de entreguerras. De aparición normalmente quincenal o mensual, las revistas pulp se sucedieron con gran rapidez. El bajo coste, que oscilaba entre los veinte y treinta centavos, sus cubiertas atractivas y el dinámico argumento de las historias hicieron que el público juvenil fuese su principal lector.

 

pulp

Portada del primer número de “Weird Tales” (marzo de 1923)

El Contenido

El contenido literario de estas revistas pretendía mantener un interés narrativo fluido y vivaz en sus relatos, los cuales normalmente eran lo bastante breves como para concluir en una única publicación; o bien, si el autor decidía desarrollar un argumento relativamente largo, se editaban por entregas a lo largo de varios números. Los escritores creaban historias cada vez más originales y situaban a sus personajes protagonistas en el punto neurálgico del argumento. Predominaban las escenas de acción y los momentos climáticos en los que el protagonista se veía envuelto en situaciones casi imposibles de superar. Entre sus páginas surgieron personajes heroicos cuya meta era enfrentarse al mal en todas sus manifestaciones. Entre los más destacados héroes pulp pueden citarse la creación de Edgar Rice Burroughs, Tarzán, personaje que debutó en las páginas de The All-Story Magazine en el número de octubre de 1912 con el relato  “Tarzan of the Apes: A Romance of the Jungle” y que gozó de un éxito inmediato; La Sombra, de la mano de Walter Gibson, que apareció en su propio pulp, The Shadow, en 1931; o el famoso Hombre de Bronce, obra de Lester Dent, cuyas proezas pudieron leerse en la revista Doc Savage, publicada por vez primera en 1933. Estos y otros héroes se desenvolvían en ambientes tan dispares como el Lejano Oeste, la Primera Guerra Mundial, las junglas africanas o las violentas calles de las grandes ciudades americanas.

Se contaron más de 150 revistas pulp diferentes, figurando entre ellas (se cita el año de la primera publicación): Black Mask (1920), Amazing Stories (1926), Astounding Stories (1930), Western Rangers (1930), The Shadow (1931), G-8 (1933), Doc Savage (1933), Captain Future (1940) y la mencionada The Argosy, que posteriormente (en 1920) se fusionaría con otra revista transformándose en Argosy All-Story Weekly.

Lo bizarro e inusual

En marzo de 1923 nació una revista que caracterizaba una forma de relato de corte sobrenatural. Su título rezaba Weird Tales: The Unique Magazine. Se trataba de un pulp de formato típico (25 x 17 cms) y, puesto que la temática de los relatos debía gravitar hacia lo extraño y asombroso, el subtítulo subrayaba este hecho con la frase A Magazine of the Bizarre and Unusual. Fue la única revista que ofrecía un contenido realmente especializado, dedicándose solo a relatos sobrenaturales. Tal especialización no dejaba de ser un riesgo; de hecho, Weird Tales estuvo a punto de ser cancelada durante la Depresión y en ningún momento llegó a ser económicamente rentable.

jungle

Desde un principio, el objetivo de Weird Tales consistía en ofrecer al escritor la libertad de expresar sus más recónditos sentimientos. Quizás el rasgo más innovador de la revista fuera la colaboración de jóvenes promesas, aprovechando que los tiempos eran propicios para los escritores que desearan ver sus relatos publicados. Sus páginas estaban destinadas a los talentos noveles que expresaban sus ambiciones literarias hacia un tipo de relato breve lleno de oscurantismos. En 1924, Farnsworth Wright sería el segundo editor de la revista, un hombre muy pulcro en su selección de material. Gracias a Wright, la literatura fantástica comenzaría su andadura hacia la la cumbre que el género se merece, permaneciendo imbatible en los años venideros.

Parte II. El nacimiento de Conan →

© 2016, Maikel. All rights reserved.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *