“Expediente X”. ¿La verdad sigue ahí fuera?

verdad

Creemos que nuestros sueños son inalcanzables. Que por mucho que lo intentemos, por mucho que nos entreguemos en cuerpo y alma para lograr nuestros deseos, el destino último estará siempre tan lejos de nosotros como una onda de luz en el espacio. Es posible que a veces creamos tocar ese sueño con la mano de la esperanza, y que incluso creamos que ya lo hemos alcanzado. Pero nunca es así. La ilusión se esfuma igual que el agua entre los dedos y la decepción nos empuja un poco más al borde de la locura. Fox Mulder solo tenía un sueño: descubrir la verdad. Creyó encontrarla en muchas ocasiones, e invariablemente fue engañado, coaccionado, incluso traicionado. Y jamás cejó en su búsqueda, impulsado por una pasión obsesiva. Pero no estaba solo. Había alguien sin cuyo apoyo constante su voluntad habría fallado: Dana Scully, su compañera ya desde el episodio Piloto, allá por 1993, que llevaría a Mulder de la mano del escepticismo y de la duda en cada uno de los casos.

A pesar de que ambos agentes luchan para que triunfe el bien, cada uno lo hace a su manera más personal. En un mundo oscuro, donde lo sobrenatural se esconde detrás de cualquier sombra, Mulder se arma de conocimientos para enfrentarse a lo desconocido. A pesar de que Scully lo acompaña, su enfoque es más científico, más frío. Entre los dos conseguirán desvelar las capas y capas de oscurantismo que impregnan los casos. Sus enfoques combinados son imbatibles. Quizás el personaje de Mulder adolece de una aproximación más introspectiva a sus investigaciones, considerando su licenciatura en Psicología, nada menos que por la Universidad de Oxford. Pero debemos atribuirle una envidiable resistencia mental ante los horrores que eventualmente acaba presenciando. Su compañera, que por algún motivo a menudo no es testigo de lo sobrenatural, debe confiar en las referencias de Mulder al que, por supuesto, cree no sin cierta reluctancia (Artículo completo en Factory Mag).

 

© 2016, Maikel. All rights reserved.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *