Me he enfrentado con la iniquidad y la vileza

nubes vileza

“En mis viajes he tenido la gran fortuna de enfrentarme cara a cara con la iniquidad y la vileza; y digo fortuna a pesar de que el término pueda asombrar a mis pacientes lectores. Pues habéis de saber que tales experiencias y (…) me han servido para consolidar mi fe en un tema tan proclive a la ambigüedad como puede serlo la naturaleza del bien. Ahora, con mi cuerpo desmejorado por el tiempo irreductible, aunque no mi mente ni mi alma, me jacto de haber desentrañado la verdad; pues el mal en todas sus manifestaciones lo he ido dejando paulatinamente atrás, arrojándolo fuera de mi corazón a golpe de estoque y virtud, conducido siempre por la fuerza que inspira una conciencia limpia. Que no os pese haberos arrepentido de vuestros actos generosos cuando las consecuencias os han llevado a un gran pesar. Sabed que la depravación reviste innumerables formas, más no así el bien, que muestra una sola cara. Mirad en vuestro interior y el alma os enseñará que al hacer el mal una sola vez sin que la conciencia carcoma vuestro interior, habréis dado el primer paso al reino sin retorno de la locura”.

 

Que no os pese haberos arrepentido de vuestros actos generosos tras haber desembocado en un gran pesar. Clic para tuitear

 

(Crónicas de Ravensburg, Preámbulo al Vol. III: “Regreso al hogar”)

 

© 2016 – 2017, Fictionos. All rights reserved.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *