Antiguos pensamientos sobre el origen

Antiguos

La más primitiva mitología y la ciencia astrofísica más avanzada expresan exactamente lo mismo, pero utilizando lenguajes diferente. Esto nos lleva apensar que los antiguos eran conscientes de alguna manera de una verdad cósmica que aún nosotros, entrados ya en el silo XXI, no hemos llegado a desvelar del todo. Puede que lo hagamos en un futuro, con el consecuente resultado de comprender mejor a los antiguos y sus primeras mitologías.

¿No es cierto que existe una obvia relación entre el antiguo mito del “huevo cósmico”, origen de la Creación para muchos pueblos primitivos, y la tesis ahora en boga del Big Bang? Los científicos actuales están convencidos de que todo ha sido originado por una materia primigenia no mayor que un protón (su tamaño era 1020 más pequeño). Todo lo que hubo, hay y habrá es el resultado del movimiento, inmanente al principio, de ese protón. Es lógico que el “espacio negro” entre la materia del universo sea únicamente la separación natural existente entre las partes divididas del protón original. Es decir, es estallido dividió al protón creando por extensión gaps entre las partes. Esos gaps son el espacio vacío entre estrellas, galaxias y cúmulos de galaxias.

Antiguos

Los avances tecnológicos entre los antiguos fueron muy lentos. Ahora, nosotros avanzamos en progresión geométrica, apenas con el tiempo suficiente para ir asimilando la nueva información. Por ello, nuestros cerebros se expanden “hacia afuera” en un intento por captar y asimilar nuestros propios ritmos tecnológicos; pero los antiguos no se veían sometidos a esa presión y por lo tanto sus mentes se replegaban más sobre sí mismas. En nuestro más profundo sótano mental subyacen ecos del Big Bang, de la Creación; de alguna manera, tenemos la información de la vida del universo en nuestro cerebro. Quizás los antiguos alcanzaron a arañar tal información y así crear, en el lenguaje natural que ellos conocían, explicaciones que nosotros llamamos “mitos” de la Creación del Cosmos.

 

© 2017, Maikel. All rights reserved.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *